Parece una obviedad decir que Benicàssim es una ciudad llena de oportunidades, pero lo cierto es que hasta hace pocos años, había entrado en una deriva de decadencia en la que los negocios cerraban, el paro se incrementaba, los turistas iban en descenso y el ayuntamiento estaba a punto de la bancarrota. Ese es el panorama que encontré hace siete años cuando llegué a la alcaldía.
El Partido Popular, en estos dos últimos mandatos ha sido capaz de revertir aquella nefasta situación y convertir ahora a Benicàssim en un referente turístico, en una ciudad ejemplar en materia de desarrollo urbano y ambiental y en un ejemplo envidiable de salud económica, tanto municipal como empresarial.
Para llegar a esta situación ha habido que saber detectar donde se encontraban nuestras fortalezas y convertirlas en la base sobre la que impulsar oportunidades ciudadanas. Para ello, nuestra filosofía de trabajo ha apostado por la recuperación del patrimonio local, como una de las principales líneas de gestión para conseguir dotar de oportunidades a la ciudad.
Por un lado, creímos imprescindible dotar toda la zona litoral, donde residen miles de personas, de un centro cultural de referencia. Para ello, tras la adquisición de Villa Ana, la convertimos en el Espai Cultural de la Mar y desde allí, se ha creado una plataforma de actividad destinada a promocionar la cultura.
También apostamos por la recuperación de uno de nuestros iconos más emblemáticos, como es la Torre Sant Vicent. Para ello, conseguimos que el Ministerio de Fomento subvencionara su restauración, que la Diputación haya invertido en convertirlo en un centro de interpretación a la vanguardia de los monumentos visitables y que la Generalitat sufrague las visitas guiadas. Con lo cual, nuestro patrimonio, nuestro BIC más preciado, es ahora una oportunidad para atraer turismo.
El tercer pilar de este nicho de oportunidades es, sin duda Villa Elisa. Aquí el trabajo realizado ha sido arduo y difícil por el enquistamiento que sufría. Ocho años de abandono, una deuda de casi dos millones de euros y una villa en estado ruinoso, y todo por la tozudez del tripartito de izquierdas de no querer acabar la obra cuando se pudo.
Este equipo de gobierno del Partido Popular ha conseguido que la Diputación invierta más de un millón de euros en la recuperación de este palacete. Además, hemos conseguido que la Generalitat pagara su deuda. Con lo cual, Benicàssim ha ganado por partida doble.
En breve Villa Elisa abrirá sus puertas y será el mejor centro sociocultural y de congresos a la orilla del Mediterráneo. Este centro será una más de las oportunidades para que turismo, economía y empleo, sigan creciendo y prosperando en nuestra ciudad.