Seguro que no me equivoco cuando afirmo que todos, sin excepción , queremos pagar menos. Y lo digo a título particular como ciudadanos, pero también a título público como ayuntamiento. Por eso buena parte de mi gestión la dedico cada día para tratar de evitarles a mis vecinos más pagos y gastos.
La modificación de la ley del catastro que aprobó el gobierno nacional del PP el año pasado está permitiendo ya que a las casas de muchos benicenses, lleguen los recibos de catastro de este año de sus fincas urbanizables no desarrolladas. Gracias a esa reforma del PP, muchos vecinos de Benicàssim, principalmente los de los sectores 1, 2, el 3 de Benicàssim Golf y Pontazgo, verán cómo su recibo del catastro se ha reducido hasta casi un 90%.
No solo van a pagar menos este año, sino que se les devolverá el exceso de lo pagado el año pasado. Y no solo eso. Puedo adelantar ya que, ante la petición del ayuntamiento, el Catastro nos ha concedido una reducción de los valores para todos los inmuebles de la localidad para el año 2017. Una excelente noticia para los bolsillos de todos los vecinos de Benicàssim. Así vamos a seguir trabajando desde el PP.
Ahora, nos gustaría que también el ayuntamiento (que son los intereses de todos los vecinos) pudiera ver satisfechas sus exigencias de mejor trato y financiación. Me gustaría que se nos pagara la deuda de Villa Elisa de más de 1.400.000 euros de la Generalitat; me gustaría que la Generalitat, que sí sabe reclamar financiación, no abandonara a los ayuntamientos a su suerte y ejecutara la canalización del barranco de la Parreta, aportara más recursos a la promoción turística y acabara la obra del CEAM entre otras exigencias para que no seamos siempre los mismos los que tengamos que pagar.