El Palacete Municipal de Villa Elisa abrió sus puertas el 1 de marzo de 2019 convirtiéndose a partir de ahora, no solo en un centro sociocultural para la ciudad y para la provincia, sino también, en sí mismo, en un monumento que dejará patente la huella del esplendor de la época de aparición de las villas que convirtió a Benicàssim en un destino turístico de renombre nacional.

El equipo de gobierno del PP ha conseguido en este mandato no solo desbloquear el proyecto y que la Generalitat abonara la deuda que debía al ayuntamiento desde hace más de 10 años, sino que además, ha conseguido la implicación de la Diputación provincial para cofinanciar la obra de restauración que ha costado 2,5 millones de euros.